jueves, 8 de mayo de 2008

JAMES HUNT Campeón 1976



Hoy en día se habla de la Fórmula Uno como de un deporte del más alto nivel tanto tecnológico como de preparación física. Es un deporte profesionalizado totalmente, en el que sus pilotos no se suelen “desmadrar”, o por lo menos, no trasciende, salvo el caso de Raikkonen. Hace 40 años, las cosas eran bien distintas :



Uno de los pilotos más impactantes que ha habido en la historia de este deporte es, sin duda, James Hunt ; o Hunt “the Shunt”, como se le conocía entonces por su extraña tendencia destroza-coches en las categorías inferiores a la Fórmula Uno. Este personaje, indisciplinado sin caer en lo desagradable, era todo lo contrario a un profesional concienciado con su oficio (opuesto totalmente al estilo metódico de Niki Lauda), amigo de las fiestas y de vivir la vida intensamente, consiguió proclamarse campeón del mundo de Fórmula Uno en 1976, el año del accidente de Lauda en Nürburgring, a los mandos de un McLaren.

James se canso de destruir autos en las fórmulas menores, en las cuales comenzó su carrera, esto le valió el nada simpático mote de "James el destructor". Con estos antecedentes su carrera dentro del automovilismo no se presentaba auspiciosa, sin embargo a comienzos de los '70 se cruzó en su camino un personaje multimillonario tan desperjuiciado como él y además dueño de un equipo de Fórmula 2: Lord Alexander Hesketh.





Este Lord tenia como ambición llegar a F-1, pero con una condición: no soportar ningún tipo de presión. Demás esta decir que su relación con James no tardó en consolidarse y convertirse en su piloto.Comenzaron la aventura con un March con modificaciones, logrando buenas actuaciones, esto los impulso a diseñar un nuevo auto. El mismo fue diseñado por alguien que con el transcurso del tiempo se transformaría en uno de los más importantes diseñadores: Harvey Postlethwaite.


Debutó en F1 con el equipo Hesketh en 1973, logrando algunos impresionanates resultados, especialmente el segundo lugar en el Gran Premio de los Estados Unidos. Su primera victoria fue en el circuito de Zandvoort durante el Gran Premio e Holanda de 1975. A pesar de ese resultado, la falta de financiación de su equipo obligó a su dueño a retirarlo para el campeonato siguiente. Cuando Fittipaldi abandonó McLaren, este equipo rápidamente se puso manos a la obra para contratarlo. Ante esta solicitud, Hesketh entendió que había cumplido sus objetivos: ganar en F1 y ubicar a su amigo en un importante equipo, con lo cual dejo ir James y vendió su equipo.

A finales de eso mismo año 1976 le dio el campeonato a Mclaren, manteniendo siempre su estilo desperjuiciado, tanto dentro como fuera de la pista con un estilo de manejo innato no aprendido, dotado por naturaleza sin ningún tipo de análisis haciendo lo que su ingenio le indicaba y batallando con otro de los más grandes quien poseía un estilo totalmente opuesto al suyo y se lo apodaba "La computadora humana": Niki Lauda.





Fue un campeonato turbulento. Primero fue descalificado, por conducir un auto 1,8cm mas ancho de lo debido, y posteriormente declarado ganador del Gran Premio de España. Una séptima victoria fue anulada debido a una penalización por un accidente en el que Hunt se vio involucrado en la primera curva. En el Gran Premio de Italia debido a dudas sobre la legalidad del combustible usado por Hunt, fue obligado a salir desde la última posición de la parrilla de salida.





El accidente casi mortal de Niki Lauda permitió a Hunt acercársele a Lauda en la puntuación, llegando a la última carrera del campeonato 3 puntos por detrás del austriaco. Lluvias torrenciales durante la carrera convencieron a Lauda a retirarse, este último aludiendo que las condiciones eran muy peligrosas para correr. Hunt siguió en la pista, y luego de estar al frente por casi la totalidad de la carrera, sufrió el pinchazo de una llanta, pero logró llegar tercero y así ganar el campeonato ese año con la mínima ventaja de un punto. El campeón más antiprofesional de la historia pero con sus defectos, un genio.





La F1 se hacia cada vez más profesional, esta maquina perfeccionista lograba opacar a James en sus años posteriores a la obtención del título, era obvio que cada día había menos lugar para este personaje. En la siguiente temporada Hunt ganó 3 grandes premios. Sin embargo en 1978 apenas logró unos pocos puntos por lo que el siguiente año se fue con el equipo WOLF para lo que sería su última temporada en Formula 1. En ese año Hunt fue quién de forma heroíca rescató a Ronnie Peterson, sacándole de su auto en llamas ltras estrellarse este contra las barreras de protección en Monza durante la sesión de prácticas previas al gran premio; lamentablemente Peterson falleció al día siguiente en el hospital.

Se podría afirmar que James Hunt fue el último bohemio de la F1. Más tarde se convertiría en un animado comentador de TV para la BBC en Inglaterra, narrando y comentando muchas carreras al lado del muy popular Murray Walker.
Hunt murió joven, a los 45 años de un infarto al miocardio en su casa en Wimbledom. Aún cuando en sus últimos años bebía mucho menos y practicaba deporte regularmente, el daño ya estaba hecho y su cuerpo no pudo recuperarse de los excesos anteriores.





El inglés era notorio por su comportamiento desvergonzado, desenfadado y juguetón. Fue uno de los últimos 'muchachos malos' entre los corredores de Formula 1; muy distinto de los muy formales corredores de estos últimos tiempos. Hay quienes dicen que el estilo más reciente de Eddie Irvine hacia finales de los 90 es reminescente de Hunt. En su corto paso por el deporte y por la vida (26/8/1947-15/6/1992), el inglés dejó sentada su personalidad, no trascendió como otros simplemente porque no se lo propuso, solamente quería conducir rápido un auto de carrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.